En qué creemos

Aunque el Instituto Bíblico Jorge Müller no se adhiere, por concepto, a una declaración de fe, ni exige su adherencia a sus profesores y alumnos, la siguiente Confesión de Fe tiene como propósito el de fijar el encuadre teológico en el cual se desenvuelve, en comunión con las doctrinas y principios de fe y ética cristiana que mantienen las Asambleas de Hermanos, concediendo plena libertad de criterio en aquellos temas que no sean de doctrina fundamental, o que no siendo lícito dogmatizarlos, permitan ejercer libre albedrío sobre su interpretación.

Confesión de Fe del IBJM


1. Creemos en un solo Dios:
  • que existe eternamente en tres Personas: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, poseyendo cada una de ellas la misma naturaleza, atributos y perfecciones de la Deidad;
  • que es el Creador y Sustentador absoluto del universo;
  • que es omnisciente, omnipotente y omnipresente.

2. Creemos en el Señor Jesucristo:
  • que es manifestado en carne;
  • que nació de la virgen María y vivió sin pecado;
  • que murió en la cruz por nuestros pecados, realizando un sacrificio vicario y expiatorio;
  • que resucitó corporalmente;
  • que provee salvación para todos los que en Él confían;
  • que envió al Espíritu Santo para guiar a su iglesia;
  • que ascendió a los cielos para ser el intercesor y abogado a favor de los creyentes;
  • que volverá personalmente para llevar a su iglesia y luego a establecer su reino.

3. Creemos en el Espíritu Santo:
  • que es una Persona de la Trinidad divina;
  • que bautiza y sella a todos los que creen y aceptan a Jesucristo como único y suficiente Salvador;
  • que mora en cada creyente y le llena de poder para testificar de Jesucristo y servir a Dios mediante los dones de gracia que Él reparte a cada uno.

4. Creemos en la Biblia como Palabra de Dios:
  • inspirada en forma sobrenatural, plenaria y verbalmente por Dios;
  • infalible en sus manuscritos originales;
  • única y suprema autoridad de fe y conducta del creyente y de la iglesia del Señor.

5. Creemos que el hombre:
  • fue creado a imagen de Dios, sin intervención de ningún proceso evolutivo;
  • pecó y como consecuencia de ello acarreó el castigo de la muerte física y espiritual, siendo de esa manera separado de Dios;
  • es, como raza humana, poseedor de una naturaleza pecaminosa y responsable de sus pensamientos, palabras y obras.

6. Creemos en la salvación personal:
  • porque el hombre es pecador por naturaleza;
  • Dios le ama y quiere perdonar su pecado;
  • sólo Jesucristo puede salvarnos, mediante una entrega personal a Él;
  • la salvación se obtiene por gracia y por medio de la fe en Jesucristo, aparte de cualquier obra humana;
  • la salvación es permanente, no dependiendo de la perseverancia humana, sino de la preservación divina.

7. Creemos que la salvación personal incluye:
  • el perdón de los pecados;
  • la implantación de una nueva naturaleza;
  • la esperanza de la vida eterna;
  • la seguridad eterna e incondicional de la salvación, que ni aun el pecado puede hacer perder, y que está garantizada por: el carácter y propósito eterno del Padre; la obra actual del Hijo; la presencia permanente del Espíritu Santo; las promesas inerrantes de la Palabra de Dios, la naturaleza de la vida eterna como dádiva divina.

8. Creemos que la meta de todo cristiano debe ser:
  • amar a Dios sobre todas las cosas y a su prójimo como a sí mismo;
  • perdonar a sus ofensores como Cristo le perdonó;
  • ser bautizado por inmersión en obediencia al Señor, como enseña la Biblia;
  • crecer en madurez espiritual, mediante una vida de devoción a Dios;
  • obedecer la Palabra de Dios;
  • ser gobernado por el Espíritu Santo;
  • congregarse en una iglesia local para adorar y servir a Dios junto a sus hermanos.

9. Creemos en la iglesia:
  • universal, compuesta por todos aquellos que han recibido a Cristo como Salvador, desde el día de Pentecostés, y representante del propósito de Dios durante la presente dispensación;
  • local, reunida en un lugar geográfico, sin nombres denominacionales, al solo nombre del Señor, gobernada por ancianos, siendo su única Cabeza el Señor Jesucristo glorificado y teniendo como únicas ordenanzas divinas el bautismo por inmersión y la Cena del Señor, hasta que Él venga.

10. Creemos en la autoridad civil:
  • establecida por Dios para definir y ayudar a los hombres a observar sus responsabilidades entre ellos mismos;
  • establecida para que los cristianos la respeten y cumplan con las resoluciones del poder civil en todo lo que no contradiga las enseñanzas de la Sagrada Escritura.

11. Creemos en la segunda venida del Señor:
  • en su venida inminente, corporal, personal, pre-tribulacionista y pre-milenial;
  • primeramente a buscar a los suyos, quienes serán, si están muertos, resucitados; y si vivos, arrebatados para ser transformados y recibir al Señor en el aire.
  • en el juicio de las obras y no de la salvación de los creyentes en el Tribunal de Cristo;
  • en la venida de Cristo en gloria para reinar en su Reino Mesiánico, milenial y literal sobre la tierra, acompañado de su iglesia;
  • en la resurrección de los muertos, justos e injustos. Los primeros para bendición eterna y los segundos para juicio y perdición eterna. Los que mueren en Cristo van inmediatamente a la presencia del Señor hasta que sus cuerpos sean físicamente levantados en el día de la resurrección. Los que mueren sin Cristo esperarán el día de la resurrección para comparecer en el juicio del Gran Trono Blanco y ser lanzados al lago de fuego eternamente.